Para la exitosa aplicación de la formación dual se definieron 10 puntos esenciales en los cuales se basa el modelo:

  1. La elaboración de estándares bajo un consenso entre sector productivo y educativo.
  2. La participación activa del sector productivo a través de organismos u asociaciones empresariales quienes actúan como una unidad de operación (operadores) brindando asesoramiento y acompañamiento profesionalizado, seguimiento y respaldo a las empresas que participan en la formación dual.
  3. Formación integral del estudiante, en las empresas y dentro de la institución educativa.
  4. Dos modalidades de formación: la primera con un mínimo de dos años de formación en la empresa y la segunda con un mínimo un año de formación en la empresa a partir de tercer semestre.
  5. La empresa elabora un plan de rotación de puestos de aprendizaje, que estructura la aplicación de contenidos de aprendizaje en secuencias y tiempos determinados dentro de la empresa.
  6. Los alumnos elaboran reportes semanales que reflejan el aprendizaje adquirido.
  7. La calificación del personal responsable de los procesos de aprendizaje en la empresa y en la institución educativa.
  8. Para lograr una exitosa aplicación de los programas de formación dual en las empresas se deben considerar, y en su caso adecuar, los lugares de trabajo en la empresa para que sean efectivas estaciones de aprendizaje en el marco del plan de rotación.
  9. El modelo también contempla esquemas adicionales de formación para complementar puestos de aprendizaje tales como instituciones educativas, centros supra-empresariales o alianzas entre empresas formadoras.
  10. Al final de la realización del programa de formación dual el estudiante adquiere el certificado académico correspondiente, pero también tiene derecho a un proceso de evaluación final en el que se evalúan sus competencias para obtener una certificación de competencia laboral en el marco del CONOCER.

 

Generalidades del Modelo Mexicano de Formación Dual